Monthly Archives: julio, 2018

Gastos ordinarios en regímenes de custodia compartida.

julio 16th, 2018 Posted by Convenio Regulador No Comment yet

Reproducimos en este post el contenido exacto de las cláusulas del Convenio Regulador que en nuestro despacho usamos como orientación para nuestros clientes en su primera entrevista con nosotros. Podrá usted encontrar en sucesivas entradas de nuestro blog nuestras cláusulas tipo que debe conocer cualquier persona en trámites de divorcio.

 «En virtud de este acuerdo sobre custodia compartida cada progenitor se hará cargo de los gastos que se ocasionen cuando los hijos se encuentren a su cargo. No obstante, los gastos como el materias escolar, la inscripción en el colegio, clases especiales, vestuario, tratamientos quirúrgicos, tratamientos médicos, viajes organizados por el colegio, cursos en el extranjero que ayude a su formación, etc incluyendo los gatos de alimentos serán pagados a partes proporcionales a su caudal respectivo, esto es, por mitad, como expresa el artículo 145 CC ingresando o realizando una transferencia de una cantidad mensual de _________€ que se hará efectiva dentro de la primera semana de cada mes a la cuenta bancaria de la entidad________ oficina________ en ___________ con el número C/C ______________ a de ambos progenitores.

 Dicha cantidad será revisable anualmente tomando de base el IPC fijado por el INE.»

 Como hemos comentado en anteriores post, en los regímenes de Guarda y Custodia Compartida no suele existir pensión de alimentos para los hijos, entendiendo que cada progenitor correrá con los gastos necesarios de sus hijos en los periodos en los que se encuentren con él.

No obstante, entendemos conveniente establecer qué ocurre con los gastos ordinarios tales como matrículas escolares, uniformes, material escolar, libros y todos aquellos ya previstos que, obviamente no pueden ser satisfechos por el progenitor con el que se encuentren en cada momento.

En este supuesto se ha previsto que estos gastos sean asumidos por cada progenitor, atendiendo a su caudal respectivo, de manera que, en cada situación, teniendo en cuenta la capacidad económica de cada progenitor y las necesidades de los menores, se podrá establecer su abono por mitad o bien en proporción 60% – 40% o cualquier otra.

Así, se abrirá una cuenta bancaria donde cada uno de los progenitores, según el acuerdo alcanzado, ingresaría mensualmente su parte proporcional, para poder hacer frente en común a los gastos que hubiesen quedado detallados.

Como veis cada situación familiar es distinta y en Carrión y Asociados adaptamos nuestros Convenios a las necesidades y solicitudes de cada.

Contacta con nuestro despacho al teléfono 968244835, al móvil 609889700 o visitar nuestra página www.cyafamilia.com

¿Puedo abandonar el domicilio familiar? ¿Puedo llevar a mis hijos menores conmigo?

julio 10th, 2018 Posted by Sin categoría No Comment yet

Haremos un paréntesis en las publicaciones sobre las Cláusulas de nuestro Convenio Regulador para dar respuesta a una pregunta que ha surgido durante estos días y pensamos que es interesante.

Lo que vamos a analizar y concluir aquí es qué pasa si uno de los cónyuges «abandona» el que ha sido el domicilio familiar y alquila o compra otro inmueble, sin haber presentado la demanda de divorcio o habiéndola presentado, encontrándose pendiente la admisión y tramitación del procedimiento.

Nos encontramos ante una cuestión problemática muchas veces repetida sobre a abandonar o no abandonar el domicilio conyugal y, en su caso, si llevar o no a los hijos menores consigo.

Hemos de tener presente el colapso de los Juzgados, y obviamente, también hemos de tener muy en cuenta que, tomada la decisión de la separación o divorcio, mantener la convivencia entre los cónyuges, a veces incluso durante más de un año, hasta que se dicte la correspondiente Sentencia, resulta harto complicada desde un punto de vista personal y emocional.

El artículo 68 de nuestro Código Civil establece que: «Los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente…».

Sin embargo, no podemos obligar a ninguno de los cónyuges a continuar en el domicilio familiar durante un año en ocasiones, hasta que, presentada la demanda, se celebre el juicio y se dicte la correspondiente Sentencia de separación o divorcio, con las medidas correspondientes.

El artículo 105 del Código Civil «legitima» la salida del domicilio conyugal por causa razonable seguida de la presentación de una demanda matrimonial en el plazo de treinta días.

Teniendo en cuenta lo aquí recogido, la conclusión es que cualquiera de los cónyuges puede abandonar el hogar conyugal cuando lo considere oportuno o necesario, sin que esta conducta produzca efecto jurídico alguno. Tras el abandono del hogar conyugal, deberá presentar la demanda de separación o divorcio ante el Juzgado competente.

Ahora, analizaremos qué pasa con los hijos menores. La base de la que debemos partir es que el interés de los menores debe ser primordial y especialmente protegido en todas estas situaciones.

Los hijos menores se encuentran en un «limbo jurídico» entre la presentación de la demanda de separación o divorcio y la resolución judicial (Sentencia) de dicho procedimiento.

Hasta que no se solicite y sea resuelto (Sentencia), no habrá un régimen jurídico establecido respecto a los hijos, de manera que nada podrá exigir un cónyuge a otro respecto de los mismos.

Por esta razón el progenitor que, de facto, se hace custodio de los niños desde el momento que se produce la crisis parental podría, con absoluta (pero cruel) tranquilidad (pues nada está incumpliendo), impedir al otro progenitor verlos y estar en su compañía durante varios meses o, en cambio, hacerlo, pero a su puro antojo. En estos supuestos, el progenitor custodio de facto nada está incumpliendo, dado que ningún régimen relativo a los hijos ha sido judicialmente establecido al respecto.

Por tanto, la conclusión y respuesta a esta cuestión es que, cualquiera de los cónyuges puede abandonar el que, hasta ese momento era el domicilio familiar y llevar consigo a los hijos menores del matrimonio.

Ahora bien, también hemos de tener en cuenta que, esta actuación podría iniciar una guerra consistente en el ir y venir de los hijos, dado que, a la inversa, el otro progenitor podría también «llevarse» a los hijos menores, sin consecuencia jurídica alguna en su contra.

Entraríamos entonces en una situación de continuo tira y afloja en la que, los más perjudicados y quienes deberían quedar al margen de la ruptura conyugal, serían los hijos menores.

Para más información sobre este asunto y otros relacionados con el derecho matrimonial, no dude en contactar con Carrión y Asociados al teléfono 968.24.48.35 (www.cyafamilia.com).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR